La cara y la cruz de la moneda de MotoGP

Durante las nueves carreras que han constituido la primera mitad de la temporada, hemos visto a cuatro pilotos liderando la General: Maverick Viñales hizo los honores al estrenar la clasificación, para después turnarse el puesto con Valentino Rossi, Andrea Dovizioso y Marc Márquez. El piloto de Honda se adjudicó el cetro de líder en la cita de Sachsenring, la última antes de las vacaciones de verano. Pero no es lo único destacable de una temporada con más cambios de guión que cualquier serie que se precie, nos encontramos ante el marcador más ajustado que se recuerda en la historia de esta competición. En 26 puntos tenemos nada menos que a 5 pilotos y de seguir así, apunta a un final imprevisible, un todo o nada que con buena o mala suerte se decidirá en Valencia ¿Recordáis una temporada tan emocionante y camaleónica como esta? Sin duda es para tener los nervios de acero.

Hasta prácticamente la cita de Sachsenring los resultados de cada domingo de carrera se han visto condicionados directamente por los neumáticos de Michelín. Como bien dice el dicho “no llueve a gusto de todos”, y cuando las gomas beneficiaban a los pilotos de Yamaha perjudicaban a los de Honda y viceversa. Es en estos casos cuando se ve la habilidad que tiene el piloto para salvar la situación, pero no siempre es suficiente. Tras la apuesta de Michelín por unas gomas más estandarizadas y el cambio a carcasas duras de cara al GP de Alemania, los resultados cosechados se han acercado mucho más a aquellos a los que estábamos acostumbrados en temporadas anteriores.

Y mientras unos suben tan rápido como la espuma en la general, realizando una temporada impecable, otros descienden en caída libre y sin red de seguridad que amortigüe el golpe. Una realidad  que ha constituido las dos caras de la moneda de MotoGP.

La cara de la moneda

Siendo justos lo ideal es empezar por el principio, marcado por Maverick Viñales. El nuevo fichaje estrella de Yamaha tuvo un inicio de temporada espectacular, imponiendo su mandato desde la primera cita del calendario. Con casi tres victorias consecutivas, y tras una más que meteórica pretemporada, parecía que ya lo tenía todo hecho pero… de cara a terminar la primera parte del calendario mundialista se ha enfrentado a los primeros baches de MotoGP. El giro en los acontecimientos, el cambio a carcasa dura y los famosos problemas con los neumáticos desde la cita de Austin, han supuesto un jarro de agua fría para él. Aunque actualmente se mantiene segundo en la general a 5 puntos de Márquez, es ahora cuando realmente está apreciando los sabores que deja en la boca la lucha por el título.

Y es que no resulta fácil echarle un pulso a pilotos como Valentino Rossi o Marc Marquez. Su compañero de equipo es una leyenda del motociclismo, una leyenda viva que cada domingo de carrera hace vibrar a la afición. Si nos detenemos  mirar sus marcas, posiblemente nadie diría que ha tenido un mal inicio de temporada, pero los problemas con su Yamaha han estado ahí. Parece que el chasis de su GP17 y él no terminaban de congeniar, pero si además le sumas problemas con los neumáticos llega la desesperación que pudimos ver en la cita de Jerez. Aunque más sabe el diablo por viejo que por diablo, y con el cambio al chasis del año pasado junto con las nuevas gomas, parece que el cambio es más que notable.

Mientras tanto a Marc Marquez le toca defender este año el título para renovarlo por una temporada más. Tanto él como su compañero de equipo, Dani Pedrosa, han tenido problemas con los neumáticos de Michelín pero han sabido salvar los muebles. Bien es cierto que no todo puede dejarse en manos del piloto, y que Marquez en pista mojada es un duro rival a batir aun con problemas en su montura, pero ambos están llevando a cabo una temporada espectacular. De la “hormiga” poco más se puede decir, con simplemente decir su nombre es suficiente pero ¿Y Dani Pedrosa? Ha demostrado su consistencia, evolución y dedicación en este deporte, lo que le ha llevado siempre a ocupar los puestos más altos de la general. Razones suficientes para demostrar porque debe seguir compitiendo a pesar de no haber logrado todavía ser campeón del mundo de MotoGP.

 

Pero si tenemos que hablar de sorpresas, esas vienen de la mano de los pilotos del Monster Yamaha Tech 3. Ambos roockies y uno de ellos el actual campeón de Moto2 en 2016, Johann Zarco y Jonas Folger. El primero ya demostró de lo que era capaz en Qatar, cuando durante al menos 5 giros se mantuvo líder de la carrera hasta que, lamentablemente, se fue al suelo. Primer y único cero, de momento, en su marcador. Pero parece que aquello fue como una inyección de adrenalina para él que le llevó a pisar su primer podio en casa y a ser poleman en la cita de Assen. En cuanto a Jonas Folger, a 13 puntos en la general de su compañero de equipo, se ha caracterizado por su constancia y por terminar en todas las carreras dentro de los puntos. Pero en Alemania, como tocado por un ángel, le complicó muchísimo las cosas a Marc Marquez, manteniéndole el ritmo en la pelea por la vitoria. Una dura lucha que le valió su primer podio de MotoGP.

En cuanto a Ducati, este año había hecho una fuerte apuesta para estar en la lucha por el título, abrazar la victoria y liderar la general. Pero no fue su aclamado nuevo piloto el que les otorgó tan preciados regalos, no, fue el “segundo de abordo”, el italiano Andrea Dovizioso. Quizás nunca ha destacado demasiado o ha tenido temporadas marcadas por las caídas, pero este 2017 ha resurgido de sus cenizas para demostrar que es tan válido como cualquier otro en la lucha por el título ¿Qué no es una apuesta segura? Posiblemente, pero ha llevado a la gloria a los ducatistas en Mugello y se ha marcado dos victorias consecutivas que, durante un breve pero intenso tiempo, le han llevado a ser líder de la general. “Caballo blanco o caballo negro”, no hay que perder de vista a Dovizioso. Pero otro de esos giros inesperados que da MotoGP, en este caso a Borgo Panigale, es que la segunda mejor Ducati es de un equipo satélite, la de Danilo Petrucci, que está un punto por delante de la Ducati oficial de Jorge Lorenzo.

Hay a quien le ha tocado la cruz

Continuando con Ducati, para quien parece que está siendo una temporada bastante complicada es para Lorenzo. Llegó al box italiano como “el gran salvador”, sí puede que sea muy exagerado decirlo así, pero era su caballo ganador para esta temporada. Pero por lo visto no contaban con el periodo de adaptación que iba a necesitar el piloto balear. Los mejores resultados los ha cosechado en casa, con su podio en Jerez y su cuarto puesto en Cataluña pero… la Desmosedici es un caballo difícil de domar y dónde Lorenzo era brillante con la Yamaha (en su paso por curva), se ha convertido en su punto débil con la Ducati. Con varias de cal por una de arena, habrá que esperar a ver su evolución después de la vuelta de las vacaciones.

Pero si hay un equipo que realmente carga con una cruz de tamaño considerable ese es el Suzuki ECSTAR. Apostaron por Alex Rins en su salto de Moto2 a la categoría reina, pero su inicio en MotoGP se ha visto marcado por una lesión que le ha llevado a perderse más de la mitad de las carreras. Pero parece que el verdadero problema reside en Andrea Iannone. Lo escogieron para sustituir a Viñales, contando que tras varias temporadas en Ducati tenían una apuesta segura para continuar y mejorar las marcas establecidas por el de Roses, con el fin de llegar a la victoria. Pero el sueño de Suzuki se ha esfumado con la misma velocidad que un rayo, no sólo no han alcanzado las metas que se han propuesto sino que además la tensión y el malestar en el box parecen aumentar peligrosamente.

Con tantos frentes abiertos y mucho que reflexionar, llegamos a las vacaciones de verano de un campeonato que nos ha dado vertiginosos giros de 180º a cada domingo de carrera que hemos vivido. De cara a afrontar la segunda mitad del mundial, veremos en qué línea evoluciona la general, hasta entonces mucho gas.

Comparte y dale gas en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *