Valentino Rossi: “Nunca dudéis de mí”

El “Enfant Terrible” no perdonó y en su estreno con Yamaha subió a lo más alto del podio qatarí. Acompañado por el cohete de Ducati, Andrea Dovizioso, y por su compañero de equipo, Valentino Rossi, quien volvió a resurgir en el domingo de carrera.

 

Tras la cancelación de los entrenamientos cronometrados del sábado en Qatar a causa de la lluvia, Maverick Viñales se adjudicaba su primera pole con la Yamaha. Al resultar inviable la realización de las qualys, los tiempos de clasificación se sacaron de las combinadas de los entrenamientos del jueves y el viernes. Después de la espectacular apertura del mundial que nos concedieron los pilotos de Moto3 y Moto2, llegaba el turno de la clase reina.

Pero cuando los pilotos estaban en pista preparados para devorar el primer gran premio de la temporada, la amenaza de lluvia oscureció el momento que tanto tiempo llevábamos esperando. La organización tenía decidido que la carrera se haría en domingo pero, el asfalto parecía no estar bien en algunas curvas por lo que los pilotos preferían esperar. Una salida que se suspendió hasta en dos ocasiones y una carrera con dos vueltas menos, veinte, igualando a las que dan los pilotos de la categoría intermedia.

Y finalmente, tras unas espera que ya hacia subir la tensión de algunos, el semáforo apagó su luz roja y los pilotos abrieron el gas al máximo. Apenas hizo falta un minuto para que Johann Zarco tomara la delantera y pasara a encabezar la carrera. Fue bonito mientras duró. Lo que parecía ser el mejor debut de un roockie desde la actuación de Jorge Lorenzo en 2008, finalizó en la curva 2. Tras seis vueltas al circuito el piloto francés se iba al suelo.

Fue entonces cuando Andrea Iannone, seguido de cerca por un Marc Marquez que avistaba ciertos problemas, pasaba a liderar la carrera. El italiano, que se había metido en las primeras posiciones de la parrilla salvando el tipo en el último momento y por quien nadie daba un duro, estaba haciendo una carrera espectacular.

Para entonces su ex compañero de equipo, Andrea Dovizioso, aparecía a lomos de su Desmosedici exprimiéndola al máximo y dispuesto a estar en el podio. Pero lamentablemente, Iannone corrió la misma suerte que Zarco, sufriendo una caída que le dejó fuera de carrera. No obstante, nos quedaremos con el recuerdo en nuestras retinas de la bonita tanda de adelantamientos entre su Suzuki y la Honda de Márquez.

‘Il Dottore’ recupera el ritmo

Mientras centrábamos la atención a lo que pasaba en el primer grupo de carrera, una lucha de titanes se estaba produciendo a pocos segundos. La Yamaha de Rossi frente a la Honda de Pedrosa, que terminó con el adelantamiento del italiano a la moto del ala dorada. Pero Il Dottore tenía hambre, ahora tenía que intentar alcanzar a Viñales.

Una ardua tarea alcanzar al “Enfant Terrible”. Mack tenía un solo objetivo fijado tras quitarse de encima a su principal oponente, Marc Marquez, alcanzar a estelar Dovizioso. Ahora era Ducati contra Yamaha, un duelo que a velocidad creíamos perdido para la marca de Iwata pero, nos equivocamos. Un “error” que nos dejó uno de los momentos más bonitos de la noche qatarí.

MotoGP Qatar 2017

Y en lo que dura un suspiro y haciendo poco ruido, Rossi devoró a Marquez. Se hizo el milagro, ese milagro que decía necesitar el italiano para hacer una buena carrera. No se puede dudar de nunca de una leyenda y anoche, nos lo volvió a demostrar. Se metió de lleno en el podio.

Última vuelta, se mascaba esa tensión previa al gran final. Uno de los cohetes azules cruzó primero, firmando un debut brillante con Yamaha. Maverick Viñales confirmó lo que hacía tiempo que estaba avisando en los entrenamientos: es el nuevo rival a batir en la lucha por la corona. El segundo puesto del podio fue para la mejor ducati de la noche, la de Andrea Dovizioso, el que parecía ser el “olvidado” de la casa de Borgo Panigale. Y el tercero… el eterno 46.

En una noche llena de gratas sorpresas, otro de los protagonistas que destacaron en Catar fue Aleix Espargaró. El piloto catalán se ha pegó un carrerón, adelantando con su Aprilia a la Honda de Dani Pedrosa, otro duelo de adelantamientos. Y no podemos dejar de nombrar a Alex Rins, el mejor Roockie, a pesar de no dejarse ver en los entrenamientos ha estado al pie del cañón a la hora de la verdad, por delante de Jonas Folger.

Para quien desde luego no fue la mejor noche, a parte de para Johann Zarco y Andrea Iannone, fue para Alvaro Bautista y Cal Crutchlow quienes también se fueron al suelo. ¿Y Jorge Lorenzo? Autocritico y quedando duodécimo en la que era su casa, está claro que no ha tenido un buen inicio. Habrá que esperar a ver como continúa evolucionando a lo largo del campeonato.

Aleix Espargaró MotoGP Qatar 2017

Comparte y dale gas en: