Podio azul Yamaha con Maverick Viñales y Valentino Rossi en lo más alto

De nuevo en Argentina y tras quedar Marc Márquez fuera de carrera, Maverick Viñales ha subido a lo más alto del podio. Con esta victoria, se han repetido los resultados del pasado GP de Qatar, en el que han vuelto a repetir triunfo Joan Mir, Franco Morbidelli y el ‘Enfant Terrible’.

Y por fin llego el esperado día, el domingo de Argentina. Con la pista seca y lista para rodar, todas las “estadísticas” apuntaban a que Marc Márquez sería el piloto que se llevaría a casa este Gran Premio. Dentro de la credibilidad que pueden dar los números, el de Cervera hasta fecha de hoy siempre había ganado una de las dos primeras carreras. Y cuando gana en Argentina, esto se traduce a ganar el Mundial.

Las luces rojas del semáforo se apagaron. Pistoletazo de salida, y Marc Márquez no tarda en coger distancia. Todas las miradas estaban puestas en el piloto de Repsol Honda pero, con el trazado de la primera curva, otro pasa a ser el protagonista. Jorge Lorenzo se va al suelo. Un toque de la moto de Andrea Iannone provoca el fatal y prematuro final de carrera para el de Ducati. Desde luego que no está empezando la temporada de la mejor manera.

Pero la acción continúa, esto no ha hecho más que empezar. Segunda vuelta, y Valentino Rossi ya ha escalado puestos rodando cuarto tras la rueda de Viñales. Yamaha contra Yamaha, mientras, Márquez seguía aumentando su distancia. Pero de poco le valió al de Cervera que a falta de 21 vueltas para el final, sufría una caída que le dejaba fuera de carrera.

Y Maverick Viñales, se mete en el bolsillo a Cal Crutchlow y pasa a ser el nuevo líder de Argentina.  Ahora dos Yamahas y una Honda son las que se mantienen en primeras posiciones en la lucha por el podio.

 

victoria viñales argentina 2017

 

La pelea por la cuarta posición

A poca distancia del primer grupo, se disputaba una brutal guerra por la toma de la cuarta posición. Dani Pedrosa perseguía con cautela a un Petrucci que no estaba dispuesto a dejarse adelantar. Un duelo que se vio finalizado con la entrada en escena de Johann Zarco. El piloto francés, a lomos de la que fuese la montura de Rossi el año pasado, los adelantaba sin problema. Una declaración de guerra que dio lugar a un constante baile de adelantamientos en este grupo en el que, posteriormente, se colaba Álvaro Bautista.

Ahora eran cuatro los contrincantes que se disputaban la cuarta plaza: Pedrosa, Zarco, Bautista y Petrucci. Y mientras unos disfrutaban rodando sobre el asfalto, otros tenían que decir adiós. Andrea Iannone abandonaba la carrera y Alex Rins, tras sufrir una caída, también se retiraba. La fractura del astrágalo le estaba pasando factura.

Con 12 vueltas para llegar al final y tras firmar su mejor vuelta, la “suerte” dejo de sonreír a Dani Pedrosa. Justo cuando llegaba a la misma altura del circuito en la que su compañero de equipo se había ido al suelo, él también se cayó. De lo más curioso.

Mientras tanto, en el pequeño grupo que encabezaba la carrera, Cal Crutchlow se preocupaba por contener y cerrar el paso de Valentino Rossi. Alcanzar a Viñales no era una opción, pero sí defender su posición de subcampeón.  Pero ‘Il Dottore’, se había convertido en el cazador, y Crutchlow en la presa y en cuento tuvo la oportunidad, no hubo piedad. Las dos Yamahas, a falta de cinco vueltas para el final, rodaban en las primeras posiciones.

 

Continúan las caídas en un gris GP de Argentina

Todavía no nos había dado tiempo de recuperarnos de la caída de Pedrosa, cuando Aleix Espargaró se cae en la curva 5 y se lleva por delante a Andrea Dovizioso. Una lástima para ambos. El piloto italiano parecía tener un deja vu, pues volvía a repetirse lo sucedido el año pasado con su ex compañero de equipo, Andrea Iannone. Mientras que el mayor de los Espargaró ponía el punto final a la que estaba siendo una gran carrera para él.

Finalmente, la disputa por la cuarta posición, quedaba sentenciada por Álvaro Bautista, que tomaba distancia de un peligroso Johann Zarco. Con Danilo Petrucci en sexta posición y Jonas Folger en la séptima.

El resultado ya había quedado firmado. Maverick Viñales cruzaba la línea de meta manteniéndose líder del campeonato. Segunda victoria consecutiva del ‘Enfant Terrible’, escudriñado por un impecable Valentino Rossi. Y es que ¿hay mejor manera de celebrar 350 Grandes Premios? Pero esto no es todo, ya que desde Wayne Rainey en 1990, ningún otro piloto de Yamaha ganaba las dos primeras carreras del año.

Con este doblete, las dos balas azules encabezan el campeonato, Viñales con 50 puntos y Rossi con 36. Además, con esta victoria, hemos vuelto a ver a los actuales líderes del mundial subir al podio como máximos ganadores. Un resultado que seguramente no han sabido anticipar las estadísticas.

victoria viñales argentina 2017

Dominio de las motos satélite frente a las oficiales

Ahora toca poner la vista en la cita de Austin. Sobre todo en lo que respecta a los hermanos Márquez, que han tenido un fin de semana para olvidar. Pero antes habría que valorar varios temas, fundamentalmente el hecho de que de las diez primeras motos, únicamente dos sean oficiales. Porque claro, por distintos motivos, el resto han quedado fuera de carrera.

Por su parte, la Honda sigue dando problemas. El piloto no siempre va a poder salvar la carrera, como bien hemos visto hoy. La ventaja de rodar sobre mojado sólo le valió a Márquez para camuflar los fallos y conseguir la pole. Pero uno no puede estar haciendo constantemente milagros, necesita una ayuda.

En cuanto a Jorge Lorenzo… poco hay que decir. La estrategia en Catar no le salió bien, y aquí a causa del toque con Iannone se ha ido al suelo. ¿Conjunto de catastróficas desdichas? ¿Mala suerte? La verdad es que ha empezado con bastante mal pie esta temporada. De momento y como parece que últimamente se repite mucho, queda ver cómo va evolucionando con la Ducati. Esperemos que de cara a la mitad del mundial no se confirme que el cambio de equipo fue una nefasta decisión.

Comparte y dale gas en: