Vuelta on board al Circuito de Mugello

Alzándose en uno de los hermosos valles de la Toscana, el trazado de Mugello es uno de los más técnicos y exigentes del calendario mundialista, tanto para pilotos como para constructores. Además cuenta con una de las rectas de meta más largas del campeonato (1.140 metros), con un rebufo que ha cambiado los resultados de más de una carrera, especialmente en la categoría de Moto3.

Se caracteriza por la combinación de curvas rápidas y virajes lentos, con la peculiaridad de sus curvas dobles de derechas, las arrabiatas. A estas se suman pronunciadas subidas y bajadas, junto con numerosas chicanes y cambios de dirección. Ingredientes que hacen que el circuito de Mugello esté categorizado con una dificultad de nivel 3, siendo el 5 la valoración más alta.

Pero la mejor manera que hay de conocer lo que esconde el circuito es rodando por su trazado, dibujando sus curvas y acelerando a fondo en su recta más larga hasta alcanzar los 355 km/h. Toca subirse a la moto y abrir el gas.

Desde la línea de meta

Ruge la moto y se apaga la luz roja del semáforo. Nos encontramos ante 1.140 metros de recta en la que alanzaremos hasta 340 km/h en sexta marcha, para llegar a la primera curva, San Donato. La curva más lenta y dura de todo el circuito, ya que en una distancia corta hay que reducir hasta 90-100km/h, por lo que nos encontramos con un punto clave para realizar los primeros adelantamientos. Salimos de la curva en una subida que nos llevan a la 2 – 3.

Para trazar esta primera ese del trazado, iremos suaves con la moto pero manteniendo una velocidad elevada. En el paso por Luco y Poggio Secco, nos encontraremos con algunas irregularidades que pueden causar problemas en las suspensiones.

De una ese pasamos a otra, la que forman Materassi y Borgo San Lorenzo, mucho más sencilla de trazar para salir en bajaza a la zona de Casanova y Savelli, las curvas 6 y 7 del circuito donde tenemos otro punto de adelantamiento, en la que los pilotos nos dejan para el recuerdo espectaculares pasadas. Es difícil de trazar al encontrarse en bajada, y aún no has terminado de descender que tienes que hacer el cambio de dirección.

Tras salir de las curvas 6 y 7 nos preparamos para trazar la primera Arrabiata, las curvas más hermosas y difíciles de todo el mundial. Llegamos a la mitad de la curva en bajada para después subir hasta llegar a Arrabiata 2, que es ciega, no ves la salida. Hacemos un cambio de rasante y entramos en la tercera ese, Scarperia y Palaggio en la que mantendremos una velocidad elevada.

De nuevo nos encontramos con otra bajada, para llegar a la curva de derechas Correntaio. Es preferible tomarla por el centro o el interior porque tiende a sacarte fuera, y es conveniente trazar una buena salida porque te lleva a la ese compuesta por Biondetti 1 y 2. Son realmente difíciles al ser muy rápidas, pero hay que dibujarlas bien para hacer una buena salida de cara a la última curva, la Bucine.

El último viraje del circuito se hace en bajada, en muy poco tiempo hay que reducir una velocidad de 260 km/h a 100, lo que hace que junto a las Arrabiatas, sea una de las curvas más difíciles de trazar.

trazado de mugello
Fotografía de Motorbike Magazine
Comparte y dale gas en: